La lluvia resonando en el techo de laminilla, como una constante de las noches en Xalapa, me tiene desolada a la distancia . He necesitado de su ruido ausente en mis madrugadas de nostalgia interminable. 

No puedo dormir. Creo que no volveré a hacerlo nunca.

Incomprendida, busco en mi cansancio la justificación para encontrar absolución en el esperar del nuevo día, que parece nunca llegará. El tic-tac del reloj me cala como la gota al preso castigado; tic-tac…
tic-tac  mis ojos se acostumbran a la luz.
tic-tac los coches pasar.
tic-tac la espera de lo que ya no es.
tic-tac bienvenida a “América”.

Me levanto a calmar una sed insaciable, casi tanto como mi espíritu. Tomo una gaseosa de la nevera, levanto el anillo de la lata roja, que deja salir un sonido fresco de su interior,  inteligente mercadotecnia; doy un sorbo
ahh… uno más.

Me recuesto y suspiro pidiéndole al cosmos y sus súbditos, me permitan cerrar los ojos y acelerar el tiempo detenido en mis pensamientos, mientras el tic-tac retoma la escena y las sombras crean imágenes de personajes ausentes. Tomo el cobertor y me tapo hasta el último pelo, cuando de pronto la escucho. ¡Es la lluvia! LA lluvia ha venido a arrullarme en una lata de coca-cola y yo… simplemente duermo.
Silvia Vera-Huesca. MFA (Master in Fine Arts). Estudió licenciatura en teatro UV, maestría en escritura creativa UT Texas, certificación como educadora y maestra de teatro en Estados Unidos. Escritora, Actriz y directora de varias puestas en escena en México y Estados Unidos, acreedoras a varios premios como PSIA y UIL One Act Play, solo & duet en Texas. Miembro activo de la asociación “Latino theatre initiative” de la Universidad de Texas, así como de TETA (Texas Educational theatre association). Actualmente docente en la Fac. de teatro de la Universidad Veracruzana y en la EVCLB.
Back to Top